Buscando a Pessoa

por beco el 26/03/2015
buscando a Pessoa

Praça Dom Pedro IV, Lisboa.

1 comentario

Peñíscola

por beco el 22/03/2015
Peñíscola al atardecer

Hacían muchos años y demasiados acontecimientos que no veía a Elena, una gran amiga valenciana que conocí hace muchos años cuando viví en Barcelona que ahora vive en Amsterdam. Por primera vez en más de cuatro años coincidíamos si no necesariamente cerca, al menos en el mismo país por unos días; ella en Castellón y yo en Barcelona (unos 350km entre uno y otro). Al fin decidimos a propuesta de ella vernos en un pueblito llamado Peñíscola a ~mitad de camino. Estoy casi seguro haber escuchado algo antes del lugar, pero nada que recordara de importancia. ¡Ja!

Un pequeño pueblo de veraneo valenciano con más historia encerrada entre sus muros que muchas ciudades que conozco. Poblada desde varios siglos antes de nuestra era, primero los griegos y luego los romanos mezclan referencias para dar con el nombre actual: paene + isla o casi + isla.

Tras ser ocupada por musulmanes por más de 5 siglos, es reconquistada por Jaume I para los valencianos en el siglo XIII tomando con ésta posición estratégica el dominio del mar y es cuando se empieza a construir el castillo del Temple el cual será por varios años sede papal durante el cisma católico de occidente (cuando hubieron simultáneamente dos papas) siendo la residencia del Papa Luna.

La peña (que se ve en la foto) es un pequeño baluarte amurallado por partes. Desde el 2013 es parte de los Pueblos más Bonitos de España® (versión local del programa Pueblos Mágicos de México).

El lugar es, entre otras, locación para la película (más que clásica) El Cid, estelarizada (nomás…) por Charlton Heston y Sophia Loren

El chiste es que tras caminar un par de días por allí (suficiente a mi gusto, sobre todo en no-verano), comer pescados recién salidos del mar (literalmente) y/o un buen arroz valenciano (que he aprendido con los años y en algunos casos a la mala, que no todos son «paella») te impregna el sabor completo de la ciudad. Las vistas del mar o de tierra desde la cima del castillo son dignas de un viaje sólo para eso.

Gran viaje redondo: ver (tan bien) a viejos amigos, comer tan chingón y conocer un increíble pueblo habiendo llegado sin expectativa alguna.

2 comentarios

Plegarias

por beco el 13/02/2015
Plegarias

Afuera desde el interior de la catedral de Santa María Maior o Sé de Lisboa.

sin comentarios

Visitando a Julio Cortázar

por beco el 8/02/2015

Había caminado tantas veces, de ida y vuelta por Pont Neuf, Rue Dauphine o encontrándome con ella detrás de Notre Dame,… sin estar en Paris, incluso antes de haber ido por primera vez hace casi 9 años.

Después de todo, en la historia de tantos han habido Magas, a lo mejor, incluso, algún Rocamadour. Se han amalado noemas o se ha sido cómplice de exasperantes sustalos. Triste quien no haya dibujado bocas ajenas con el dedo, como si salieran de la propia mano, mientras se juega al cíclope ahogándose en ese breve y terrible absorber simultáneo del aliento.

Hemos, todos, creído verla jugar debajo de nuestra ventana, saltando la rayuela dibujada en el piso del patio para sólo, momentos después, darnos cuenta que ya no es ella, que es sólo la permanencia de tiempos pasados, de escapes y risas entre callejones del otro lado del mar, que nos juegan un mal paso. Un mal paso a veces ácido, y casi siempre amargo.

Pero también, y a veces es lo más importante, hemos aprendido que aunque las cosas ya están escritas, el orden de los capítulos depende sólo del lector, del que busca, del que persigue, del lector protagonista. Siguiendo o no el orden impuesto, el sugerido o el espontáneo. El final, esté escrito o no, puede sólo depender del que leyendo decide su versión de la historia.

Hemos estado en el lado de acá y en el lado de allá, buscando sin a veces darnos cuenta que lo que buscamos ya lo llevamos en la bolsa, perdiendo toda certeza. Todo detrás de esa gran analogía que es de ir dando saltos cortos sin mayor sentido e intentar, pasando el 9, llegar a ese cielo rayado en el suelo.

DSCF7735

Y ahora que estaba justamente en el lado de acá no podía irme sin pasar a Montparnasse a saludar al maestro Julio Cortázar, viejo conocido.

Aunque la visita fue corta y algo apurada, encontrar la tumba nos costó un poco más de tiempo del que planeábamos (mapa en mano), al llegar a la lápida y encontrarla tal cual está me llenó de una sensación de fin, de haber terminado algo; de completar un pendiente de mi lista: el poder decirle «gracias» lo más a la cara posible.

El mármol está rayado con notas de agradecimiento, besos pintados, poemas; había algún libro, flores, conchas de mar y piedritas acomodadas que en algún momento escribían algo. Algún cigarro y en una canastita un montón de boletos de metro aunque casi todos de París, había alguno del DF. Había poca gente y no recorrimos todo el cementerio, pero de lo que alcanzamos a ver, era por mucho, una de las tumbas más vivas (sin intención de sarcasmo). Le dejé mi cajetilla de Delicados. Le hubiera dejado un hoja de papel sostenida con piedritas con un reloj de cuerda dibujado, pero me faltó tiempo (y sobre todo, saber dibujar).

DSCF7733

DSCF7727

DSCF7726

DSCF7742

Ahora sí, me podía ir de París en paz.

¡Cuánto daría por que de este still saliera algún proyecto!

1 comentario

Sus palomas

por beco el 2/02/2015

Aunque no eran suyas, eran todas de él.

el señor y sus palomas

1 comentario

4:02pm

por beco el 1/02/2015
4:02pm

El famoso reloj del gran Museo d’Orsay.

2 comentarios

Una foto con suerte

por beco el 8/01/2015

Cuando lo inesperado juega un papel importante en una foto. Hacía mucho no me pasaba tan claramente como en esta foto.

Datos: FujiFilm X10, 10s, f/11, ISO 100, 12mm

Los 10 segundos de velocidad la hacen un long exposure. Sin tripié la recargué en un barandal y disparé. Se alcanzan a apreciar algunos movimientos de la chava (sobre todo los pies en la parte baja de la foto), y en esos 10 segundos pasó de izquierda a derecha un taxi que llevaba una luz verde encendida en el techo, no modificó mucho su velocidad y sin ser visualmente tan espectacular, el resultado es este

DSCF6803

La línea verde, perfectamente alineada con la construcción del mercado del Born es la luz del taxi que pasaba, cuyas luces traseras son el barrido debajo.

1 comentario

Al Montseny

por beco el 5/01/2015

Montseny (pronunciado Muntseñ) del catalán se traduce al español como «monte señal» por ser un importante punto de referencia para los navegantes en el mediterráneo, una hora al norte de Barcelona, es una zona montañosa con varios picos importantes (algunos coronados por castillos como Tagamanent), ruinas y masías (casas rurales catalanas), las vistas a todo esto y sus bosques circundantes son dignas de un fin de semana entero. Aunque no estaba nevado como debería, el sol de invierno pinta los bosques y ruinas de un naranja mediterráneo que se ve pocas veces.

Empezamos a caballo, seguimos en coche y terminamos con la gente de Aiguafreda, obviamente, en un bar. Conocí el Brull, un pueblo que cabe en una sola fotografía (iglesia, ayuntamiento y bar).

bosque al atardecer en montseny

Sant Martí del Brull

[mapa y fotos en el artículo completo]
Read the rest of this article »

3 comentarios

Bandera en Chapultepec

por beco el 15/12/2014
bandera

De la serie de banderas de México.

sin comentarios

Carrera Panamericana ’14

por beco el 6/11/2014

Ahora sí, aceptarlo o no, no cambia el hecho de que acabó La Carrera Panamericana 2014.

Seguirla de inicio a fin ha sido una de las experiencias más chingonas de este año. Recorrer el país desde Veracruz hasta Durango (y luego regresar al DF) durante 9 inmensamente largos, cansados, lluviosos pero al mismo tiempo gratificantes días de competencia lo volvería a hacer mañana mismo.

La experiencia de este año fue especialmente chida, el equipo de medios sin importar con qué medio vinieran, el ambiente con los corredores y los nuevos amigos hicieron de esta edición, la mejor que me ha tocado cubrir en los tres años que la he cubierto.

El aftermath me ha sido increíble. Iba contratado por TAG Heuer para seguir el desarrollo de la carrera enfocándome en los dos coches que llevaron, las fotos que les enviaba eran automáticamente de ellos (autorizados a no dar crédito), pero ver fotos mías publicadas en su propia página (al lado de fotos de grandes maestros cubriendo el campeonato de Ogier), Esquire Latinoamérica, encontrar que el 90% de las fotos buscando “Carrera Panamericana Erik Comas” en Google Images son mías y la cereza en el pastel: el New York Times publicando las fotos con créditos; ha sido uno de mis más grandes logros en Fotografía.

Antes de pasar a las fotos, acá dejo el video que hicimos para TAG

Dicho lo dicho, acá dejo lagalería con 175, sí: 175 fotos de la edición 2014 de La Carrera Panamericana.

3 comentarios